Recetas de verano con jamón ibérico que te harán chuparte los dedos

recetas de verano con jamón

Recetas de verano con jamón ibérico que te harán chuparte los dedos

Aunque muchas personas piensen que este es un producto que es mejor consumir en invierno, están muy equivocados. Existen multitud de recetas de verano con jamón ibérico que son para chuparse los dedos, sencillas, nutritivas y rápidas de preparar, perfectas para una cena, merienda o incluso comida con todos los aportes nutritivos necesarios. ¿Te apetece refrescarte con nosotros? ¡Vamos allá!

4 recetas de verano con jamón

1. Ensalada con jamón y queso de cabra

Deliciosa, rica en nutrientes, apetecible en verano y con un toque mágico que hará que se convierta en tu ensalada favorita. ¿Qué vas a necesitar?

  • Mezcla de lechugas al gusto
  • Surtido de frutos secos naturales: puedes escoger los que más te gusten, pero que sean al natural.
  • Aliño de miel y mostaza: puedes comprar el que más te guste ya preparado en un supermercado o hacerlo tú, mejor siempre con productos de calidad.
  • Queso de cabra: un buen queso de cabra, tipo rulo, será una parte importante de sabor de tu ensalada, añade al gusto.
  • Ahora el toque final, añade finas lonchas de jamón. Puedes comprar jamón ibérico en nietomartin.es y comerlo solo o bien añadirlo a estas ricas recetas que vamos a ver hoy.

Como ves es una receta muy sencilla y no requiere preparación más allá de juntar los ingredientes en un plato y disfrutar de la primera de las recetas de verano con jamón que tenemos preparadas para ti. Con que tengas los productos de primera calidad es suficiente.

2. Salmorejo con Jamón

Una exquisita y nutritiva receta para el verano sería este delicioso salmorejo con jamón. Para hacer el salmorejo solo necesitas un kilo de tomates, pan de hogaza, aceite de oliva, sal y un diente de ajo. Lava y quita la zona verde del tomate y tritúralos hasta obtener un puré. Cuélalo para quitar posibles grumos y restos de piel.

Vuelca el puré de tomate sobre el pan, deja que empape unos minutos, pela el diente de ajo y añádelo. Después vuelve a triturar todo y ve añadiendo aceite de oliva virgen extra hasta conseguir la textura adecuada.

Para el jamón lo puedes hacer de dos maneras, como más te guste: la primera partir pequeños taquitos al natural y ponerlo por encima. La segunda es hacer pequeños crujientes de jamón, solo tienes que ponerlo en papel de horno y meterlo unos minutos a máxima potencia para que se seque y quede crujiente. Esta es de las mejores recetas de verano con jamón ibérico gracias a que el salmorejo se toma frío y el gusto salado del jamón será el complemento perfecto, ¡tú eliges con qué textura lo quieres!

3. Tosta de aguacate y jamón ibérico

Si buscas un bocado sano y sencillo de preparar lo tienes con las vitaminas del aguacate y su combinación de sabor con el jamón ibérico. Para ello solo tienes que escoger un buen pan integral, tostarlo ya sea en horno o en tostador si es que tienes, también puedes ayudarte de una sartén pero cuidado con el humo. Después, puedes ponerle una cucharada de aceite de oliva virgen extra. Parte el aguacate y repártelo entre las tostas que necesites hacer.

Añade también tomate para dar más sabor a tu tostada, como sabrás es una de los mejores complementos con que acompañar el jamón. Incluso puedes picar cebolla en trozos muy pequeños para darle un toque extra. Por último añade unas finas lonchas de jamón ibérico y disfruta de una deliciosa cena, aperitivo o incluso desayuno lleno de energía y nutrientes.

4. Garbanzos con jamón

Si eres amante de las legumbres pero crees que no son para el calor, es que no conoces una de las recetas de verano con jamón ibérico más deliciosas. Necesitas unos garbanzos, pueden ser de bote cocidos o si eres de cocinas en casa de manera tradicional, puedes cocerlos tú, recuerda dejarlos ablandar la noche de antes. Primero sofríe un par de dientes de ajo con un chorrito de aceite de oliva virgen extra, le dará sabor a nuestra receta.

Después, añade a ese sofrito unos tacos de jamón ibérico, cuando esté doradito añade los garbanzos cocidos y bien escurridos. Ten en cuenta que el jamón ya le va a aportar el toque de salazón ideal a la comida, pero si lo necesitas puedes echarle una pizca más de sal e incluso ponerle pimienta negra, sin pasarte, para darle un golpe más de sabor. Es una buena idea para comer templada, caliente o incluso a algunas personas le gusta fría, así que tienes dónde elegir.

¿Te gustan estas recetas de verano con jamón ibérico? ¿Cuál es tu favorita? Pruébalas y disfruta de grandes sabores durante estos meses sin renunciar al delicioso sabor del jamón.