Jamón de Bellota Ibérico, directo al corazón

cardio-jamon

Jamón de Bellota Ibérico, directo al corazón

En Nieto martín, llevamos en el corazón nuestro producto estrella: el Jamón de Bellota Ibérico. Extraordinario por su calidad, por su sabor y por ser cardiosaludable.

 

 

Cuando, allá por 1912, nuestra familia empezó a producir Jamones de Bellota Ibéricos en Guijuelo, recogía una tradición de la que hay constancia escrita en España desde tiempos de la conquista romana. Una sociedad, en aquellos tiempos lejanos, muy amante del lujo que disfrutaba ¡y mucho! de los mejores manjares. Aunque poco se conocía entonces sobre sus valores nutricionales y de salud.

Hoy en día sabemos a ciencia cierta que el cerdo ibérico, por su genética única, es capaz de almacenar en sus grasas una gran proporción de ácidos grasos insaturados, los más sanos. Además, si se alimenta a base de bellotas durante la montanera, la elevada concentración de ácido oleico presente en el fruto de la encina hace que esa gran proporción sea mayor todavía.

 

 

Las grasas presentes en el Jamón de Bellota Ibérico nos llegan a ofrecer más de un 75% de ácidos grasos insaturados. Entre ellos destaca el ácido oleico con más de un 56% del total de grasas. Solo el aceite de oliva contiene una mayor concentración de este tipo de ácido graso: hasta un 80%; lo que le convierte en el aceite saludable por excelencia tanto para su uso en cocina como para su consumo directo.

El ácido oleico contribuye a aumentar en sangre el nivel de HDL (colesterol bueno) y reduce la presencia de LDL (colesterol malo). Por eso el aceite de oliva es la forma de grasas más recomendada por médicos nutricionistas y, como el Jamón de Bellota Ibérico, se considera muy cardiosaludable.

Por otra parte, cuando nuestro organismo realiza un esfuerzo extraordinario tendemos a consumir rápidamente la energía que necesitamos de los azúcares y de las grasas más activas y menos estables: los ácidos grasos insaturados.

Si, además, tenemos en cuenta el alto contenido en Hierro, Zinc, proteínas de alto valor biológico, ácido fólico, vitaminas del grupo B,…  que nuestro Jamón de Bellota Ibérico nos ofrece veremos que, no solo es cardiosaludable, es un alimento completo especialmente aconsejable para los jóvenes y todos aquellos que hacen ejercicio o practican deporte.

 

Corredores ibéricos

 

Finalmente, y no menos importante, las grasas del Jamón Ibérico de Bellota son responsables de dos de las principales características que lo hacen inconfundible: su sabor y su jugosidad. Esas grasas que funden en boca son las encargadas de transportar a nuestro paladar las ricas y variadas notas de sabor de cada pequeña loncha. Y su abundancia, visibles o infiltradas en sus carnes, le confieren esa jugosidad tan especial y característica. Sabor, aroma y suavidad de un producto único en el mundo.